Posts Tagged ‘Barack Obama’

Silencio

Esta semana vi una breve intervención del escritor estadounidense Jonathan Franzen que me hizo repensar la importancia de la lectura y escritura. Franzen es un escritor relativamente joven que está viviendo uno de los momentos más bulliciosos de su vida profesional. Su última novela, “Freedom”, fue explícitamente solicitada por el presidente Barack Obama, su fotografía figuró en la portada de la revista Times (ningún escritor después de Stephen King en el 2000 había ocupado este lugar), y fue seleccionado por Oprah Winfrey para formar parte de su club de autores. Pese a ser el foco de atenciones mundiales, Franzen le dedica unas palabras al silencio.

El autor comenta que el momento de leer es el único de nuestras vidas que nos obliga a un absoluto estado de reposo y quietud. En cualquier otro momento, sostiene, podemos dedicarnos al famoso multitasking (físico o mental), pero no cuando leemos. La distracción nos pasa la factura con la incomprensión de la trama. Nos perdemos.

Traté de ver si podía pensar en otra actividad que requiriera de nuestra total concentración, y no pude encontrar respuesta alternativa (a excepción del orgasmo femenino, la escritura, o la meditación).

Pensé posteriormente en mi vida, en lo difícil que es en muchas ocasiones despejar mi mente, reposar; y en lo fácil que es hoy en día -mundo de botones y aplicaciones- mantenerse distraídos, con la mente fragmentada y los dedos inquietos. Hay días que pueden llegar a transcurrir insustanciales, con mi computadora e Internet. La prendo, reviso mi correo, le doy clic a cuantos enlaces encuentre en el camino, los abro, los escaneo, los dejo para después. Me voy llenando de pestañas con contenidos de todo tipo, me meto en Facebook, me entretengo, me salgo, leo las noticias, envío un mensaje, le doy seguimiento, me meto al chat, refresco mi Inbox, vuelvo a una pestaña, se abren nuevas ventanas, las reviso, las escaneo, las dejo para después.

Cuando el día termina, y siento que he cumplido frente a mi computadora, me digo que puedo leer, regresar a ese espacio que una vez dentro atesoro como pocos otros, pero al que debo confesar me es a veces difícil saltar. Las palabras de Franzen me hicieron entender mejor ese miedo, esa pequeña palpitación que existe entre mi computadora y el libro: la computadora me distrae, el libro demanda todo de mí.

Si hoy tuviera que decir por qué leer es importante (y escribir, por defecto), no diría que es porque nos cultiva, informa o educa; diría que es porque nos permite detener, aunque sea por unas horas, un tiempo que pasa inconsciente y ruidoso, y regresar a un espacio más humano y elemental.

26

09 2010