Seducción en el Barbican Centre

A los pocos días de haberme instalado en Londres tuve el primer encuentro con el Barbican Centre, lo digo de este modo, como si se tratara del inicio de una relación, porque así es. Se encuentra una al llegar al más recóndito lugar (al menos para quien lleva tan solo un mes en Londres y se transporta del suroeste al este de esta inmensa ciudad) con un universo desnivelado y cromado de formas, aromas, sonidos, estímulos, bebidas, sillones, lámparas, glamour. Ben (mi esposo) y yo nos aventuramos a este centro movidos por un par de noruegos famélicos y talentosos, reencarnaciones nórdicas de Simon & Garfunkel, que componen una música de lo más melódica y nostálgica –al mejor estilo escandinavo- llamados Kings of Convenience (http://www.kingsofconvenience.com/). No nos arrepentimos ni un segundo del largo viaje que se extendió hasta casi dos horas, ya que tuvimos la suerte de asistir a un concierto dotado de carisma y calidad musical. “Es como tocar sobre mantequilla,” decía emocionado uno de los miembros al pasar sus dedos sobre el recién afinado Steinway.

Las siguientes visitas al Barbican fueron igualmente gratificantes. En nuestra segunda aparición vimos a la agrupación suiza Öper Öpis presentar un muy bien logrado espectáculo de circo, danza, teatro y música electrónica (http://www.guardian.co.uk/stage/2010/jan/14/oper-opis-review), y en nuestra tercera visita tuvimos el gusto de participar en un petit comité performance escrito, producido y actuado por la valiente e ingeniosa Ursula Martínez, actriz de cabaret británica-española que nos deleitó con su filoso humor bicultural y su natural irreverencia, la cual llevó a la actriz a desnudarse casi por completo frente a su público, digo casi porque lo único que quedó pendiendo de su cuerpo fue un pañuelo que colgaba de su vagina, tal y como lo hizo en el muy visto y comentado video que circula en Internet de su número Hanky Panky (http://video.google.co.uk/videoplay?docid=-677067018495753751&ei=DhyUS-PeDIyC-AbLzs3fAg&q=ursula+martinez&hl=en#)

Esta tarde ha sido mi cuarta visita al Barbican. Las cosas han ido mejorando, en vez de 2 horas nos tomó tan solo 45 minutos llegar, e incluso logramos idear una ruta que nos permitió comer un suculento bocado en el mercado de Spitalfields. Teníamos Ben y yo altas expectativas sobre el espectáculo de hoy, llamado The Manganiyar Seduction. ¿Quién no va a tener expectativas en relación con un show musical en el que 43 músicos musulmanes provenientes de los desiertos indios de Rajastán interpretan su música colocados dentro de enormes andamios fluorescentes de terciopelo carmesí cual emulación de las vitrinas humanas del distrito rojo de Ámsterdam? Las grandes expectativas suelen ser un grave error por tender a no ser satisfechas, pero no fue este el caso, ya que no hay descripción, ni frase, ni truco de mercadeo capaz de sobrepasar el poder y la sinergia que se concentran en una pequeña sala de conciertos en cuyo espacio no dejan de explotar sorpresas musicales al ritmo de cortinas de terciopelo rojo que se abren ante nuestros ojos, aumentando el goce sensorial, haciéndonos llegar a lugares antes desconocidos del éxtasis sonoro.

Cuando me emociono mucho se me tensa el cuerpo, no por falta de disfrute, todo lo contrario, por la incontenible emoción que me habita. Mi cuerpo no tuvo ni un minuto de reposo en la hora y media que duró el maravilloso despliegue de notas y colores que fueron orquestadas de un modo magistral por un intenso y febril director que con sus pies descalzos (como el resto de los músicos) danzó por el escenario tejiendo lo que fue un espectáculo no solo digno, sino obligatorio de ver.

Si hay una recomendación que pueda hacer a seis meses de vivir en Londres es: busquen a The Manganiyar Seduction, persíganlos, rastréenlos, preséncienlos, y entonces entenderán mis humildes palabras, que son torpes intentos de tocar algo del esplendor que esta banda de músicos logró materializar con tonadas provenientes de sus musicales desiertos.

Los dejo con una pequeña muestra de este universo de seducción que hay que ver para creer, ¡créanme!

Share and Enjoy:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz

About The Author

saracaba

Other posts by

Author his web site

08

03 2010

4 Comments Add Yours ↓

The upper is the most recent comment

  1. 1

    enjoy!

  2. Claudia #
    2

    Me gusta mucho este articulo que has escrito sobre el Barbican, muy bien escrito, felicitaciones!!!

  3. 3

    Hola Sara: nos conocimos en noviembre en Foyles?

    • saracaba #
      4

      Hola Cecilia, sí, nos conocimos, y sigo esperando los updates de la célula revolucionaria! Qué gusto verte por acá. Yo soy visitante regular de tu blog, ojalá tenga el gusto de tenerte por acá. Volvés a Londres uno de estos días? Abrazos.



Your Comment

Safe Creative #1008220006078