Del temor al amor

Hace muchos años era más joven, y tenía unas ideas que ahora me avergüenzan sobre las relaciones. Entré a la escuela de psicología teniendo 17 años, el novio del que hablé la semana pasada estaba en Kansas, escasez de correo electrónico, comunicaciones distanciadas, un primer amor que termina. Tengo 17 años y de repente mi mundo se ve rodeado de ideas radicales, libres pensadores, anarquistas, marihuana, guitarras, progres. Me voy convirtiendo en uno de ellos poco a poco, cambio mis ropas compradas en Miami por ropas de segunda mano adquiridas en tiendas de ropa americana, empiezo a descuidar mi aspecto físico, escucho a Silvio Rodríguez, fumo un poco de esto y de aquello, cambio de amistades, me intereso por el “arte”, me adentro en un universo que se me sale de las manos, y empiezo a copiar. Copio ideas que no son mías sobre la vida, las relaciones y el amor, ideas que nunca llego a comprender pero que son las que hay que tener cuando se estudia psicología y se tiene amigos “artistas”. Ideas donde el amor, la fidelidad, lo sano, son valores anticuados. Me involucro en un sin fin de turbias relaciones, con un vacío que no hace sino crecer, sostengo que el amor es una palabra trillada y pasada de moda.

Un sábado por la mañana estoy sentada frente al psicólogo al que venía viendo por meses, le cuento historias que de solo recordar me hacen temblar de dolor, él calla, me mira a los ojos, sonríe de un modo extraño, un modo compasivo pero duro a la vez, y me dice lo equivocada que estoy, lo poco que entiendo de la vida, pensando que el amor es algo desdeñable cuando es lo más difícil de tener en esta vida. Lo miro, algo se empieza a romper, pero no del todo. Soy muy joven aún.

Pasan los años y el vacío no cesa, vivo ahora en Dinamarca, me caso por primera vez por motivos que no puedo relacionar con el amor, me divorcio, de nuevo la turbulencia, los brazos efímeros, empiezo a sostener la idea teórica de las relaciones abiertas, porque estoy en un país liberal, y supongo que suena bien cosechar dichos planteamientos. Hablo con un entonces amigo, director de teatro sueco, hijo de la bohemia escandinava, que tras escuchar mis palabras huecas y grandilocuentes me mira también con dureza y extrañeza, y me cuenta sobre el desenlace experimentado por sus padres tras años de poner en práctica esta idea: su padre es encontrado en una tina drogado, con las muñecas destazadas, flotando en una piscina roja mientras su madre se revuelca en la sala con tres desconocidos. Lo escucho, eso que se había empezado a romper años atrás cruje, y me doy cuenta de que esa desnudez interna que he venido sintiendo se llama desamor.

Esta semana vi una película hermosa, porque ahora prefiero lo hermoso, lo que comunica, lo que se conecta con una parte más real en mí, y esta película era todo esto. El film en cuestión es ‘El Secreto de sus Ojos’, producción que ganó el Oscar a mejor película extranjera este año, una película de amor, de final feliz, de personajes que se atreven a decirse las verdades y a buscar una vida honesta, inédita. Darín (Espósito), quien tras años de postergación se confronta con la desgarradora pregunta de ‘¿cómo se hace para vivir una vida llena de nada?’, ha decidido enmendar su camino, sellar ese vacío que había venido cargando por 25 años, consciente de que nunca es demasiado tarde para empezar a vivir.

Al inicio de la película Darín escribe en un papel la palabra ‘Temo’, que es el sentimiento que lo acompaña a lo largo de su travesía. Al final del film logra cambiar su mensaje del temor al amor, escribiendo ‘Te Amo’ en aquel papel. Yo estoy en lo mismo, introduciendo esa A en cada espacio de vida posible, y en ese afán no pasan los días, sino que son.

Share and Enjoy:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz

About The Author

saracaba

Other posts by

Author his web site

20

06 2010

6 Comments Add Yours ↓

The upper is the most recent comment

  1. Zaida Munoz Quesada #
    1

    Muy hermoso y honesto.Gracias por compartir.
    Solamente un comentario muy personal. Siento que esas vivencias que te averguenzan hoy han sido quizas el camino por el cual has llegado a descubrirte.Y descubriras mucho mas ,pues esa es la vida,de eso se trata .Eres hoy el resultado de buenas y no tan buenas vivencias ,pero eso te convierte en Sara y que bien…
    Un abrazo!

    • saracaba #
      2

      Hola Zaida,

      Gracias por leer y comentar. Tenés razón en que de la experiencia se aprende. Si sigo con este blog, estoy segura de que el futuro me verá escribiendo: ‘Era tan ingenua y sabía tan poco a mis 33 años…’ Supongo que por eso vivir nunca deja de ser interesante.

      Muchos abrazos,

      Sara

  2. 3

    Ah, el amor, estimada Sara, ese sentimiento tan complejo que nos desconcierta. Hace unos días escribí sobre esta “especie única” (http://cuadernodenotasdeat.blogspot.com/2010/06/el-amor-es-una-especie-unica.html) Creo que el problema radica en la concepción del amor según el dogma cristiano, vinculado a la institución del matrimonio y al sentido de la propiedad del individuo, hecho a su vez agravado por las ideas románticas. Todo esto hace que su búsqueda cauce tantos desencuentros y errores, como los que tú relatas. Desencuentros y errores que también aparecen en esa maravillosa película, El secreto de sus ojos (http://cuadernodenotasdeat.blogspot.com/2009/10/el-secreto-de-sus-ojos.html)a causa de los prejuicios y del terror, pero que son finalmente superados porque los personajes descubren que el amor y la verdad son caminos paralelos. Un fuerte abrazo

    • saracaba #
      4

      Querido Antonio, parece que la peli nos tocó a los dos y nos puso a escribir y divagar sobre el amor. Leí tu post sobre la película, yo estoy de tu lado, la considero obra maestra: bien actuada, bien hilada, envolvente. Me encantó el clasicismo de la película, su coraje en tratar el tema del amor, que pareciera seguir siendo algo visto con cierto menosprecio, por tratarse de “cursilerías”. Yo te digo, quien considere el abordaje del amor como tema innecesario le está dando la espalda a la vida misma y entregándose a ese vacío que persigue por tantos años a Espósito-Darín, y a tantos. No sé si ya la habrás visto, pero te recomiendo mucho la peli I am love (Soy el amor) con Swinton. Escribí sobre ella en este blog hace unas 10 entradas. Película melodramática hermosísima, ¡y es que ya solo por el título hay que verla! El hombre este de cine de El País la destrozó, pero a mí me parece también en la línea de obras maestras sobre el amor y la trama humana. Ahora que veo que tenés este otro blog te seguiré por allí también. Saludos, Sara

  3. Rasmus Jensen #
    5

    Del temor al amor

    Dear Sara, You write very well. You compose your blogs so very well:

    Your blog has five paragraphs. All very sharp and dense. Yet giving the basis for a lot of compassionate thinking.

    In your first paragraph you deliver a brief review of your adoloscence. Thius acts as backdrop for your 2nd paragraph’s ultrashort description of a crucial session with your psychologist.

    Third paragraph describes difficult years in Denmark where you in the process of damage repair meet a wise Swedish theatre director. He influences you profoundly and learns you about ”non-love”. A frightening term!

    In your fourth and fifth paragraph you wind up with the theme from Daríns film ”The secret of your eyes”: ”How is it possible to live af life plenty of nothing?”. You write that from here off you try so often as possible to introduce an ’A’ in the ghastly Spanish ’Temo’ turning it to the lovely ’Te Amo’. One can only agree. But maybe your precondition is not quite correct, if you suppose that also your life till then was ”plenty of nothing”. To the contrary: all you write in your blog shows how decidedly you have consumed life. Would you have reached the same wisdom and insight that you demonstrate in this blog without that expewrience?? Maybe your ‘plenty of nothing’ is much closer to Porgy’s ”I got plenty of nothing” Porgy is a poor man and yet he is rich. Similarily I think that also you are rich. Because you used some years of your life collecting ’plenty of nothing’.

    Regards, Jens Erik, Copenhagen, Denmark.

    PS: I am very happy to see that Zaida Munoz Quesada share the same kind of observations in her comments to your blog.

    PPS: Winston Churchill once said: ”If you are going through Hell, keep going!”

    • saracaba #
      6

      Dear Jens, I love your ending quote “If you are going through Hell, keep going!”. I agree that all that nothingness probably meant something, but I think it started to mean something as soon as I stepped out of it. Inside there was mainly pain and suffering. I feel lucky to have learnt, to have opened my eyes, and in this process I have to say it was crucial to have found love in my life: love for my husband, who has helped me to love myself. Thanks for reading and sharing your clever insights! Sara Hope to read you again next week!



Your Comment

Safe Creative #1008220006078