Cositi

Hace más o menos 9 años leí un libro de Javier Marías llamado “Vida del fantasma” que me gustó mucho por tratarse de una compilación de textos donde el autor español se embarca en una interesante reflexión sobre una variedad de temas. El artículo que más disfruté fue uno donde el escritor trata sobre las distintas formas en que modificamos los nombres de las personas con las que nos relacionamos. Al amigo que siempre llamamos Juan lo llamamos Juan Gabriel a la hora del enojo o la decepción, por ejemplo.

Pensaba en estos días en este tema de los nombres, en lo poco neutrales que son nuestras escogencias al modificar el modo en que denominamos a las personas. Se me ocurría que estas modificaciones tienen que ver con el grado de cercanía y personalización que desarrollamos hacia determinado individuo. Por ejemplo, me parece que los nombres (o títulos) de aquellas personas que nos son impuestas por el hecho de pertenecer a una familia o a un sistema son menos modificados. Mamá es mamá, papá es papá, doctor es doctor, profesor es profesor. Se puede aplicar la abreviación (ma, pa, doc, profe) o el diminutivo (mami, papi, doctorcito) para intensificar el nexo, pero la titularidad prevalece.

Están por otro lado los amigos, que en principio son gente a la que elegimos querer, y cuyos nombres están expuestos a mayores modificaciones. Por ejemplo, una de mis mejores y más antiguas amigas se llama Antonieta, pero jamás he podido (a menos de que se trate de una discusión) llamarla por su nombre completo, que aunque me parece elegante y distinguido, resulta frío y casi grosero en mi boca. He recurrido a cualquier modificación de su nombre para referirme a ella, pero nunca a su nombre como tal. Se me ocurría que quizá hago esto como un modo de acercarme a ella y de particularizar el lazo con alguien a quien quiero mucho. Antonieta es un nombre que cualquier extraño puede pronunciar, o leer en un documento, pero Antonix o Anto no.

Después pensé en las profundas modificaciones que sufren los nombres de nuestras parejas, esas personas que llegan a un nivel de intimidad al que nadie más es capaz de llegar. En este campo hay un sinfín de opciones. Hay quienes se llaman de modos más comunes como cielo, corazón, bombón, bebé, etc; o quienes crean un modo original, que deriva de alguna anécdota de la que va quedando una forma única de reconocerse, como es el caso de una pareja de amigos venezolanos que se llaman el uno al otro “mili”, derivación a lo largo de los años de “mi lindo” y “mi linda”.

Anoche regresé al hotel donde mi esposo y yo nos estamos quedando durante nuestra visita a Boston después de haber pasado un rato muy agradable con una amiga que vive aquí. Ben estaba en la cama viendo Mad Men. Me acurruqué a su lado y lo abracé, contenta de estar de nuevo junto a él. Al terminar la serie apagamos las luces, nos dimos las buenas noches y caímos en un sueño apacible. Tras horas de dormir me despierto y miro el reloj: son las 5 de la mañana. Me doy la vuelta, en la penumbra de la habitación distingo su perfil, el movimiento calmo de su respiración nocturna, la forma de su cuerpo bajo el edredón, y me digo, no sin la tibia sorpresa que siempre acompaña este pensamiento, que es él el hombre con el que comparto mi vida. En ese momento lo nombro, pero no viene a mí su título ni su nombre, sino que se forma en mi interior la palabra “cositi”, y se me llenan los ojos de lágrimas al darme cuenta de que soy yo, su esposa, la única persona en este mundo que lo llama así.

Share and Enjoy:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz

About The Author

saracaba

Other posts by

Author his web site

18

12 2010

7 Comments Add Yours ↓

The upper is the most recent comment

  1. 1

    Ay, Sara, este es un post que va de la inquietud a la ternura y que entre esos dos puntos pones de manifiesto algo importante sobre la identidad. Las personas, especialmente las queridas o las odiadas, son vistas, física y afectivamente de un modo particular y de esta particularidad surge el nombre o seudo nombre que le damos. Lo mismo ocurre con los personajes de ficción. En este caso, soy muy reacio a darles un nombre a menos que sea absolutamente necesario. La elección del nombre ha de ser significativa,”física y afectivamente”, porque de ese modo le estamos dando un carácter y compartiendo con el lector eso que tú llamas “cositi”.

    • saracaba #
      2

      Querido Antonio, es interesante tu mención a la elección de nombres de los personajes que creamos. Estoy trabajando en una historia en la que había nombrado “Pia” a la protagonista femenina, pero en una relectura me di cuenta de que había empezado a llamarla Mia en algunas ocasiones. Cerré los ojos y pensé quién era realmente, Mia o Pia. Decidí que Mia por pura intuición, aunque días después Pia me volvió a llamar la atención. En esas estoy, debatiendo qué nombre se va desarrollando en mí, o sea, qué afectos van creciendo en mi interior hacia ese personaje. Muchos abrazos y gracias por seguir pasando, Sara.

  2. Antonieta #
    3

    Totalmente de acuerdo contigo Saris, tu texto me ha hecho reflexionar sobre los impactos emocionales que me genera cuando la gente me dice Antonieta, a pesar de ser mi nombre, y que me gusta mucho, no deja de ser sentido como regaño, llamada de atención, me imagino que por mi historia personal, así me decían cuando me regañaban, creo, ya no habita en mi memoria, sino en mis emociones. Por el contrario, cuando la gente me llama Anto, y no es cercana, también me genera una sensación de incomodidad, porque ese nombre solo lo escucho de gente querida y muy cercana, si otras personas lo dicen me parece intrusivo, raro. Antonix, Saris, linda forma de demostrar particularidad y un nexo especial!. Aprovecho para felicitarte por tu bello blog y tus escritos, los he disfrutado mucho.Un abrazo
    a few seconds ago · Like

    • saracaba #
      4

      Saris, sos vos la única en el mundo que me llama así. Algún día te lo dije, muy emocionada, contenta de que fuera así. Ya más de diez años de amistad, ¿ah? Gracias por tu comentario, me llena mucho que te hayan gustado y acompañado las ocurrencias de mi blog este año. Ha sido un proceso interesante y a veces duro, pero me ha ayudado tener el apoyo de amigas como vos. Es interesante lo que mencionás, el rechazo que genera la deformación afectuosa de nuestro nombre en boca de quienes no “se han ganado este derecho”. ¡Te quiero mucho y te prometo tratar de nunca llamarte por tu nombre! Saris.

  3. kim #
    5

    beautiful Sara

    • saracaba #
      6

      ¡Gracias Kim! Abrazos.

  4. Fede #
    7

    Cositi? Pense que era Amorcito… Jejejej

    A mi me pasa como Antonieta, creo que los que tenemos nombres largos, sentimos que cuando nos llaman por el nombre completo es porque nos van a regañar (trauma de infancia talves?? jeje)…

    Creo que el contacto te hace “inventar” nombres.
    A mi hijo lo llamo Sebas, Tiki, Tiquitillo, Piti, Pitiquillo, Chapulin…
    A mi hija la llamo Dani, Nanis, Pitu, Pituquita…
    Sebastian y Daniela solo son cuando el tono cambia…



Your Comment

Safe Creative #1008220006078